¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Un policía multa a una panadera por comentar que ha aparcado mal el coche patrulla

  • La propia Policía Municipal no para de poner multas a los conductores que allí estacionan indebidamente.

     

    image

    PANADERA

    Una trabajadora de una panadería de la Plaça del Mercat ha sido multada con 100 euros por un agente de la Policía Municipal.

    El guardia que le impuso la denuncia dejó el vehículo policial mal aparcado y entró en el establecimiento para comprarse una pasta, en concreto una caña. Las empleadas de la tienda comentaron entre ellas, en voz alta pero sin dirigirse al agente, que el coche patrulla que veían desde el mostrador estaba mal estacionado.

    El policía, mientras hacía cola para comprar, se sintió primero aludido y luego , como se pudo constatar, ofendido, pero no dijo nada. Cuando pagó su dulce tuvo un arranque de furia y, con tintes de abuso de poder, se dirigió a una de las empleadas que había realizado el comentario en voz alta, sacó su libro de multas y sancionó sin más a una de las trabajadoras.

    Los hechos se remontan a la tarde del pasado 24 de enero del 2016, aunque la sanción le ha llegado a Emilia Navarrete, la multada, hace tan sólo unos días. En el escrito de la sanción, el agente la justifica con una sola frase: «Por faltas de respeto y consideración dirigidas a un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad». No explica nada más.

    Según el relato de la propia Emilia Navarrete, aquel día, a las 17 horas, el agente aparcó el coche patrulla en la zona peatonal de la Plaça del Mercat, en un lugar donde la propia Policía Municipal no para de poner multas a los conductores que allí estacionan indebidamente. «El policía entro en la panadería y, mientras hacía cola, mi compañera, mirando al coche patrulla, me preguntó ¿allí se puede aparcar? Yo le contesté: no, no se puede. Claro que no», cuenta la panadera. El guardia compró su pasta y cuando salía por la puerta se volvió. «Se giró y nos dijo que era una falta de educación hacer aquel comentario delante de él. Yo le contesté que en la panadería había más gente y que en ningún momento nadie se había dirigido a él. Estamos hablando mi compañera y yo y nada más», afirma que le respondió al servidor público.

    Fuente: Diaridesabadel.com
    +1 -1