En España también tenemos héroes y no son noticia - Otras notícias Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Lo más visto esta semana:

En España también tenemos héroes y no son noticia

  • Salió una foto "viral", donde un policía de EEUU, tenía en brazos a una pequeña y la distraía, mientras sacaban el cuerpo de su padre del coche accidentado.
    Aquí, en España, una patrulla de la Guardia Civil de tráfico sacó a los niños de un autobús escolar que empezaba a arder, los agrupan para que no se pierdan o los atropellen, en un lado de la carretera y no fue noticia...
    Un agente de la Guardia Civil de Tráfico cogió en brazos a una niña y llevó a otra de la mano a conocer a los bomberos cuando evidentemente ya no había peligro
    En la foto vemos como un Guardia Civil distrae a una niña en sus brazos
    A estos ANGELES DE LA CARRETERA, ¡GRACIAS!...¡Y VIVA LA GUARDIA CIVIL!.

    Guardia Civil y efectivos antiincendios sacaron su vena más pedagógica para calmar a los niños evacuados del autobús que ardió en el vial de acceso al puerto de Vilagarcía. Una niña agradeció el apoyo de un agente de la Benemérita regalándole un trébol para colocar en el camisero de su uniforme. Pero los héroes de los alumnos más pequeños del colegio Filipense no solo iban vestidos de verde, sino también con bata y mandil. Un grupo de vecinas de Rubiáns repartió entre los escolares agua, galletas y pan para hacerles más amena las espera por el autobús que finalmente los trasladó sanos y salvos a Vista Alegre.

    Una vez que los niños salieron sanos y salvos del autobús y se quedaron a buen recaudo, lejos del vehículo en llamas, algunos temían que se fuera a producir una explosión. Estaban asustados al ver cómo se propagaba el fuego. Para tranquilizar a los pequeños, un agente de la Guardia Civil de Tráfico cogió en brazos a una niña y llevó a otra de la mano a conocer a los bomberos cuando evidentemente ya no había peligro. Se cercioraron de que nada malo podía pasarles, y al volver junto al resto de compañeros, frente a una casa de Rubiáns, una de las alumnas agradeció el apoyo del agente del instituto armado condecorándolo con un trébol. Se lo colocó en el cuello del camisero. Esta es una de las entrañables estampas que ayer dejó el dispositivo del incendio de un autobús en el vial de acceso al puerto de Vilagarcía.

    Mientras Bomberos y Servicio Municipal de Emergencias sofocaban las llamas -alguno de ellos también estuvo al lado de los niños-, la Guardia Civil de Tráfico y un buen número de vecinos de la zona se volcaron con los escolares, quitándole hierro al asunto para que se calmasen. Un grupo de vecinas fueron a sus casas a coger galletas, pan y agua para repartir entre los pequeños. Aparte de proporcionarles un improvisado tentempié -ya era la hora de la comida-, también se entretenían mientras no llegaba un nuevo autobús para trasladarlos al colegio Filipense.

    El conductor del vehículo incendiado, Enrique Loureiro, fue a buscar un autocar, pero era de 35 plazas y los profesores prefirieron no dividir a los niños en dos viajes. Por tanto Pereira fletó otro autobús con más capacidad en el que pudieron desplazarse al centro escolar los 47 niños en un único viaje.

    Cuando llegó el vehículo al lugar, algún alumno ya no quería subir. Tenía miedo. Pero estrechó la mano de un compañero, y en fila montaron en el autobús que los llevó junto a sus padres, que esperaban ansiosos la llegada de sus hijos al centro educativo de Vista Alegre. No fueron hasta Rubiáns por recomendación de los docentes.

    Noelia González es una de los cuatro profesores que viajaba a bordo del autobús que acabó hecho cenizas. La docente agradece enormemente el comportamiento de los vecinos, que en todo momento estuvieron al pie del cañón para ayudar a que los niños estuviesen lo mejor posible. Algunos residentes de Rubiáns hasta ayudaron a parar el tráfico -antes de la llegada de la Guardia Civil- y a llevar por el arcén a los niños hacia un lugar seguro. "Se portaron muy bien", destaca el profesor de inglés.

    Antes de desalojar el autobús y para no sembrar el pánico entre los pequeños, los profesores les dijeron que simplemente olía un poco a humo y que había que bajar del autobús de forma ordenada. "Estuvieron tranquilos", comenta una profesora.

    Farodevigo.es
    +1 -1

Lo más visto esta semana: