La N-232 sin desdoblar se cobra la vida de un camionero y del conductor de un turismo - Sucesos Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

La N-232 sin desdoblar se cobra la vida de un camionero y del conductor de un turismo

  • La cabina del camión frigorífico en la que iba el fallecido se incrustó en el remolque del otro vehículo en Boquiñeni. - ÁNGEL DE CASTRO

    image



    La cabina del camión frigorífico en la que iba el fallecido se incrustó en el remolque del otro vehículo en Boquiñeni.

    En tan solo ocho horas, dos tramos sin desdoblar de la N-232, a su paso por las localidades zaragozanas de Boquiñeni y Pedrola, se cobraron ayer la vida de dos conductores. Ocurrió cuatro meses después de que Fomento comenzara con los primeros movimientos de tierra y las labores de señalización de obras en el tramo entre Figueruelas y Gallur. Unos trabajos tan iniciales que pasan desapercibidos en comparación con la sangre derramada sobre el asfalto.

    El primero de los accidentes tuvo lugar a un cuarto de hora de que el reloj marcara las 12.00. Fue en el kilómetro 289,600 de la N-232, en el término municipal de Boquiñeni. El chófer de un vehículo frigorífico de gran capacidad, perteneciente a la empresa gallega Friursa, colisionaba por alcance contra otro camión que circulaba delante de él. La cabina en la que iba el fallecido quedó atrapada en la parte trasera del tráiler implicado, que transportaba vigas de hormigón y que no llegó a moverse del sitio, a pesar del fuerte choque.

    COLAPSO

    Ante la magnitud del siniestro y durante las labores de excarcelación del cadáver, en las que fue necesaria la intervención de los Bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), estuvo cortada la vía durante unas tres horas. La intensidad del tráfico pesado en la zona hizo que, a pesar de los pasos alternativos y los desvíos, se observaran importantes rentenciones.

    La Guardia Civil de Tráfico está actualmente investigando las circunstancias en las que se pudo producir el accidente, ya que la visibilidad era adecuada y la circulación en el carril sentido a Logroño era el adecuado. Tratarán de dirimir si hubo un frenazo por parte del camión contra el que embistió el conducido por la víctima mortal o si esta pudo sufrir algún tipo de desvanecimiento. Su identidad, así como su origen, no fue aportada por parte de la Comandancia de la Benemérita en la capital aragonesa.

    OTRO SINIESTRO

    Diez kilómetros antes, pero a las 19.59 horas, fallecía el conductor de un turismo --su identidad tampoco fue aportada por las autoridades-- al colisionar frontalmente con un camión que transportaba magnesita. Se produjo en una hora muy cercana a la puesta de sol por lo que pudo perder la visibilidad por un destello. Hecho que apunta a ser la circunstancia por la que se produjo este siniestro, si bien está en manos del instituto armado esta investigación.

    La brutalidad del impacto fue tal que la parte delantera del turismo desapareció y el motor llegó a salir por los aires hasta acabar en un terraplén cercano. El tráiler llegó a desestabilizarse, si bien la carga evitó que cayera sobre la A-68 que circula a los pies de esta zona, entre los municipios de Figueruelas y Gallur.

    Francisco Javier, el conductor del camión implicado, reconoció a EL PERIÓDICO que "fue un visto y no visto". "En un segundo se me echó encima y no pude hacer nada, estoy destrozado", apuntó.

    Apoyándole en ese momento de shock estuvieron dos colegas de profesión, Javier Martínez y Javier Escorihuela, quienes le ayudaron a salir de su vehículo por la ventanilla, ya que el impacto dañó la puerta. Ambos conductores admitieron tener "miedo" cada vez que recorren la N-232, a pesar de que circulan por ella dos o tres veces a la semana.

    "Dicen que está bonificado el 75% de la autopista, pero, a pesar de ello, hay que sumar el dinero que pueden costarnos todos los puntos negros que recorremos por España. No tenemos dinero para tanto", apuntaron, a la vez que exigieron que se adelantaran las obras.

    En el mismo sentido se refirió el alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel San Juan, quien también resaltó que conviven obligatoriamente con el miedo a conducir por la N-232. A ello hay que añadir el temor a que las obras se eternicen y que "no haya problemas por el camino" en la inversión comprometida de 82 millones de euros al estar dividida en anualidades.

    Ver más en: Elperiodicodearagon.com

    +1 -1

Lo más visto esta semana: