Los antiradares aguzan el ingenio - Motor Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

Los antiradares aguzan el ingenio

  • image

    La Policía detecta en Vigo sprays, cinta adhesiva y desperfectos en las matriculas

    proliferan métodos caseros como ensuciar los dígitos o tapar las placas con alguna prenda de ropa.

    Cubre matrículas anti-flash. Envoltorio transparente que refleja la luz del flash para que los dígitos salgan sobreexpuestos.


    Sprays, localizadores GPS o matrículas dobladas. Todo vale para intentar burlar los radares de Tráfico en la carretera. Los sistemas más modernos, como el plate flipper o motor que dobla la matrícula instalado en una moto interceptada esta semana en Vigo son casos excepcionales, pero proliferan métodos caseros como ensuciar los dígitos o tapar las placas con alguna prenda de ropa. Los métodos son variados y poco costosos, ya que las pinturas se pueden conseguir por internet a menos de 60 euros. Pese a su bajo coste, los más comunes son métodos manuales, como tapar los números con cinta adhesiva.

    A. M. Bajo el lema "que no te quiten puntos" se comercializan por internet decenas de productos para burlar los radares de la Dirección General de Tráfico. Sistemas electrónicos para doblar la matrícula, inhibidores, localizadores por GPS o sprays que reflejan las luces vivas se pueden conseguir por un precio asequible que oscila entre los 60 euros de los botes de pintura y los más de 300 de los detectores de radares más fiables.

    Sistemas más complejos como el plate flipper localizado el lunes por la tarde en una moto de gran cilindrada en Sárdoma que permite doblar la placa con tan sólo pulsar un botón son "un caso excepcional" en la ciudad. Hasta ahora no se habían visto en las carreteras locales mecanismos tan sofisticados pese a su bajo precio, que ronda los cien euros, aunque la policía empieza a encontrarse "puntualmente" con artimañas bastante elaboradas para evitar multas y la retirada de puntos del carnet tanto en motos como en coches.

    "Lo que más se ve, especialmente en vehículos a dos ruedas, son matrículas tapadas con alguna prenda de ropa o pañuelo", reconoce la Policía Local, que también se ha encontrado con trucos más sencillos como manchar de barro las placas, doblarlas parcialmente o en el caso de automóviles llevar el maletero semiabierto para dificultar la lectura de la numeración.

    Son casos que surgen "de vez en cuando" pero de los que se aprende. En muchas ocasiones son intentos tan burdos que apenas a simple vista se detecta la anomalía y se ordena la búsqueda y localización de los vehículos sospechosos.

    Uno de los casos más curiosos que se recuerdan en Vigo es el de un conductor que intentaba engañar al radar haciendo de un cero un ocho gracias a un trozo de cinta adhesiva. Con el tiempo fue descubierto, como la mayoría de los trucos, aunque por su bajo precio hay quien sigue arriesgándose.

    Los métodos son muy variados y con el paso del tiempo y gracias a la difusión de internet en blogs y foros de motor cualquier truco se populariza, aunque su utilidad la mayoría de las veces es reducida y en casi todos los casos son ilegales. Pese a todo, la lista de herramientas es extensa:

    Plate flipper (90-100 euros). Dispositivo electrónico que con pulsar un botón en el manillar hace girar la placa para que no sea captada por el radar.

    Spray Photoblocker (60 euros). Laca que cubre la placa y refleja las luces vivas, de tal forma que los números aparecen velados en la imagen del radar.

    Jammer. Inhibidores que detectan los radares y emiten una potente señal de radar para sobreponerse a la de los aparatos de la Guardia Civil e interrumpir así su correcto funcionamiento. Con el tiempo dejan de estar calibrados y pierden eficacia. Los internautas empiezan a desaconsejarlos y en España apenas se ven porque son bastante voluminosos.

    Detectores de radar (300-500 euros) Determinan en qué posición se encuentra. Tienen una base de datos de coordenadas y entre ellas localizan las de los radares. Funcionan como cualquier otro GPS y su uso es legal en nuestro país.

    Cubre matrículas anti-flash. Envoltorio transparente que refleja la luz del flash para que los dígitos salgan sobreexpuestos.

    Fuente: Guardia Civil
    +1 -1

Lo más visto esta semana: