Deja un toro suelto para evitar más robos en un desguace de Montserrat - Sucesos Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Lo más visto esta semana:

Deja un toro suelto para evitar más robos en un desguace de Montserrat



  • Lleva siete asaltos y cuatro animales muertos desde el verano - Tras expropiar parte de la parcela, le cambiaron la pared exterior por una valla metálica endeble que ha sido cortada en varias ocasiones

    Siete robos y cuatro animales muertos. Ese es el balance que le dejan, hasta el momento, a Emilio Cerveró las continuas internadas de ladrones en su desguace de Montserrat. Dueño de este cementerio de automóviles de la comarca, achaca la oleada de sustracciones a la construcción de una rotonda junto a su negocio. Según explica, la Diputación de Valencia le expropió parte de los terrenos y, tras derribar una parte de su muro exterior, delimitó su propiedad con una frágil valla metálica. Desde entonces, en varias ocasiones, los desconocidos aprovechan la endeble cerca para adentrarse en su propiedad y robar piezas para sus vehículos. Harto, ha soltado un toro que deambula por la parcela como medida disuasoria.

    La situación se ha vuelto insostenible desde el pasado verano para este vecino de Montserrat. Durante el periodo estival, las entradas furtivas y los robos se han sucedido sin descanso, generando grandes molestias y temor por posibles accidentes: «Desde que me expropiaron parte del terreno todo son inconvenientes», lamenta Cerveró. Y añade: «nos han puesto una valla que permite a los ladrones romperla, entrar y llevarse lo que quieran; por culpa de eso algunos de los perros y animales que teníamos aquí se han escapado y han acabado atropellados, aunque por suerte no hay que lamentar ningún accidente por el momento, pero podría ocurrir en el futuro si continúa esta dinámica».

    Los robos, al menos, no suponen grandes pérdidas para el dueño del desguace, quien especula con que los culpables sean «algunos jóvenes que necesitan un retrovisor, algún faro o una rueda de repuesto, se aprovechan de la noche, rompen la valla y se llevan lo que les apetece, nunca son cosas grandes y pesadas, pero se van dejando las alarmas sonando y la verja destrozada». Por ello, no aguanta más y reclama al ente provincial mayor protección para su propiedad: «Lo único que pido es seguridad; yo antes tenía mi negocio bien protegido y ahora tengo una valla que de un estirón se queda colgando, dejando que cualquiera pueda entrar al recinto libremente y que los animales se escapen; necesito que pongan alguna pared o planchas metálicas, cualquier cosa que proteja mis posesiones y a los conductores que puedan cruzarse con alguno de los animales fugados; se trata de un peligro que podemos evitar», remarca.



    Mientras, amontona leña junto a la valla para hacer más difícil la entrada a aquellos que quieran adentrarse en su desguace, arregla como puede los desperfectos del cercado y espera paciente una solución. Según explica el propio Cerveró, la diputación no le deja construir un nuevo muro. «Me dicen que debo alejarme 25 metros del límite actual, lo que implica perder más superficie».

    Problemas de espacio

    Otro de los inconvenientes que le ha acarreado a Emilio Cerveró la construcción de la rotonda es la pérdida de espacio: «Tengo una superficie de 65.000 m2 y hay una gran parte que ya no puedo utilizar, nos obligaron a retirar los vehículos porque ni ellos mismos sabían lo que iban a hacer y ahora tengo todos los coches amontonados como puedo; no tenemos apenas espacio para trabajar, si viene un cliente y me pide una puerta de un coche podemos perder fácilmente una hora en abrirnos paso hasta él y conseguirla», explica.

    Cerveró se encuentra en estos momentos a la espera de otra posible expropiación de terreno que complicaría todavía más su negocio ya que implica «el bloqueo casi total de la entrada de vehículos, que a fin de cuentas es de lo que aquí vivimos». Según afirma el dueño del desguace de Montserrat, ha adquirido una nueva nave por si fuera necesario marcharse, ya que en estos momentos «aquí no se puede seguir con la esta peligrosa situación actual».

    Ver más en: Levante-emv.com
    +1 -1
    675 x 426 - 51K

Lo más visto esta semana: